Diputación adjudica la gestión de la planta de residuos vegetales de Motril

La concesión del servicio cumple el compromiso de la institución por facilitarle a los agricultores de la Costa el tratamiento de los restos que generan los invernaderos

La infraestructura, que ha supuesto una inversión de 7.7 millones de euros, transformará en abono de alta calidad hasta 60.000 toneladas de basura agraria, evitando así la contaminación ambiental y favoreciendo el desarrollo sostenible


La Diputación de Granada ha adjudicado la gestión de la planta de residuos vegetales de Motril a una UTE formada por las empresas Biomasa del Guadalquivir, Audeca y Altehenia. Así se ha acordado esta mañana por la Comisión de Gobierno del Consorcio de Residuos Sólidos Urbanos (RESUR), cuyo objetivo es “garantizar la adecuada gestión de los restos agrícolas, evitando así vertidos y depósitos incontrolados de alto coste medioambiente”, según ha explicado la diputada de Medio Ambiente, Pilar Peramos, para quien la concesión de este servicio pone de manifiesto “el compromiso de la institución y de su presidente, Antonio Martínez Caler, con los empresarios agrícolas de la Costa, a quienes debe facilitárseles este servicio”.

En este sentido, la diputada ha hecho un llamamiento a la responsabilidad social de los empresarios, en especial, de los que tienen invernaderos, puesto que el uso de esta planta de compostaje y tratamiento de restos vegetales es “imprescindible para contribuir al desarrollo sostenible de la comarca y la provincia, en la medida en que no sólo contribuye evitar la contaminación y paliar el impacto medioambiental, sino que contribuye a la reactivación económica del sector al generar un compost de máxima calidad”.

La infraestructura, en la que Diputación de Granada ha invertido 7.7  millones de euros y que desde hace un año y  medio ha estado en proceso de prueba y ajuste de maquinaria, podrá empezar ahora a trabajar a pleno rendimiento, lo que traducido en cifras significa que transformará en abono hasta 60.000 toneladas de residuos agrarios. De este modo, la moderna planta de tratamiento soluciona uno de los principales problemas producidos por la agricultura intensiva bajo plástico: la generación de residuos plásticos y químicos. Porque en estas instalaciones, ubicadas en el paraje de Cerro Chillón, se separarán los elementos plásticos de los vegetales, al tiempo que se eliminarán las partículas de pesticidas, fungicidas y productos fitosanitarios que suelen ir asociados a los cultivos de invernadero. Y es la masa vegetal resultante de este proceso la que se transformará en abono para ser utilizada como fertilizante natural por los propios agricultores.

Por ello, la adjudicación de dicho trabajo a una UTE para su correcta gestión va a significar, sin duda “un factor muy importante de desarrollo para la comarca de la Costa y, por extensión, para toda la provincia”, ha dicho Pilar Peramos, que también ha destacado la inversión realizada por la institución para el acondicionamiento de la carretera que da acceso a la planta de residuos vegetales.

Además de los 7.7 millones de euros invertidos en la propia infraestructura, Diputación realizó hace dos años obras por valor de 2.2 millones de euros para la construcción de un vial que conoce estas instalaciones con la Autovía del Mediterráneo a su paso por la Costa Tropical y con la nueva entrada del puerto de Motril. La carretera se ha convertido así en una vía de acceso segura, amplia y cómoda para el elevado número de camiones que se prevé que transiten por este camino cuando la planta esté a pleno rendimiento.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies