El Ayuntamiento de Motril y la Junta de Andalucía ponen en marcha un proyecto de inserción en Huerta Carrasco y San Antonio

El proyecto se basa en la intervención en el barrio a través de iniciativas de   formación y de sensibilización. La Asociación juvenil de intervención social compartirá con la población situaciones diarias con las familias del barrio. El alcalde de Motril, Carlos Rojas, junto a la delegada de Bienestar Social, Magdalena Sánchez, ha presentado un  proyecto impulsado por el Área de Juventud del Ayuntamiento de Motril y la Junta de Andalucía, cuyo objetivo es lograr la inserción de los jóvenes  en los barrios de la Huerta Carrasco y San Antonio. 

El acto contó con la presencia del concejal de Juventud, Nicolás Navarro, la coordinadora del Instituto Andaluz de la Juventud, Olga Manzano, y el presidente de la Asociación NAO, Miguel Ángel Caballero.

Carlos Rojas ha informado que “el proyecto se basa en un trabajo preventivo utilizando la calle como plataforma educativa para la labor de intervención, la cual, se centra fundamentalmente en el acompañamiento y seguimiento personal de los vecinos del barrio. Lo primordial reside en el encuentro interpersonal y en la presencia física, continuada y perenne en el barrio y en la zona por parte de esta asociación.”,explica.


Cabe destacar, que para ello se llevarán a cabo diversas actividades desde la mañana hasta la noche, donde el diálogo será permanente con las familias compartiendo el día a día.
“En este sentido, - explica Carlos Rojas- la mejor intervención se encuentra en el diálogo personal, en la presencia educativa y en la empatía con las costumbres y ritmo de vida de los habitantes del barrio para conocer de fondo sus inquietudes, sus costumbres y sus problemas”- asegura


Los objetivos fundamentales del proyecto son el de potenciar la cultura de la solidaridad y la tolerancia en un ambiente familiar en tres dimensiones esenciales: la autoestima, relación interpersonal y la toma de decisiones, establecer hábitos conductuales y afectivos determinantes en la vida de los jóvenes del barrio,  que permita su inserción social y laboral, favorecer la relación personal educador-joven, que potencie la comunidad educativa, la responsabilidad personal, la empatía y la prevención  en la intervención comunitaria, promover un voluntariado de calidad  potenciando la formación de los agentes que trabajan en estas realidades.


Por último, Carlos Rojas, ha subrayado que “se trata de un importante proyecto que pretende profundizar la dimensión preventiva de los procesos educativos que se realizan con los jóvenes más desfavorecidos, individualizando y afrontando las nuevas crudezas juveniles, potenciando el espíritu de familia, creando un ambiente donde se respire solidaridad y un sentido de pertenencia para convertir nuestro ambiente de proyecto de inserción en la zona como en plataforma de participación y de transformación de la realidad social”.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies