Diputación apuesta por la creación de Caminos Escolares Seguros

El objetivo del proyecto piloto que se desarrollará durante el presente curso escolar en Huétor-Vega, Salobreña y Santa Fé, es generar trayectos hacia los centros escolares donde los niños puedan acceder de forma sana, segura y más autónoma

La delegación de medioambiente de la Diputación de Granada ha puesto en marcha un proyecto piloto destinado a mejorar la accesibilidad no motorizada a colegios y la resolución del tráfico asociado, ya que se ha constatado que el acceso diario al colegio genera una serie de problemas ambientales y de salud derivados del atascos, ruido, contaminación atmosférica, estrés, inseguridad vial y la falta de ejercicio. Con una inversión de 15.700 € los objetivos que persigue el proyecto son aumentar la autonomía y salud de los escolares cambiando el desplazamientos en vehículo privado por desplazamientos a pie y en bici. Esto se conseguirá mejorando el viario y las infraestructuras que permiten los accesos seguros y de prioridad peatonal.

El proyecto se desarrollará durante el presente curso escolar, en cuatro centros educativos de tres municipios que se han prestado voluntariamente a colaborar con esta iniciativa, Huétor-Vega, Salobreña y Santa Fé. Tal y como ha explicado la diputada de medioambiente, Pilar Peramos, que ha estado acompañada en la presentación de la iniciativa del alcalde de Huétor Vega, Plácido Hurtado, y de los concejales de medioambiente de Santa Fe, Ana Bella y de Salobreaña, Gustavo Aibar, "del proyecto se beneficiarán 1710 escolares y también el resto de peatones y habitantes al percibir la mejora de la seguridad vial, la reducción de la contaminación atmosférica y sonora y la belleza de las calles con la reducción de la movilidad motora que calculamos se reducirá en un 20%"

El primer paso, en opinión de Peramos, es generar conciencia y hábitos de movilidad sostenible y saludable en los niños, las familias y los ciudadanos en general.

En el trazado del camino seguro el ayuntamiento deberá colaborar en los cambios necesarios que se propongan y acuerden, cambiando la regulación del tráfico en el entorno escolar si es necesario, gestionando estrategias de aparcamientos, la mejora de aceras, de pasos de cebra o la identificación de lugares de encuentro para organizar el acceso en grupo. Por su parte los padres y abuelos, las asociaciones y voluntarios, deberán potenciar el camino a pie, colaborando con los niños en estos nuevos hábitos, caminando con ellos, organizándose en turnos para acompañar a los niños más pequeños por el camino seguro (pedibus) y permitiendo que poco a poco, a medida que el camino se consolida, los mayores puedan ir solos.

En última instancia los maestros tienen la clave del éxito en tanto en cuanto a que son los protagonistas en la parte educativa, los artífices del cambio de actitudes. De ellos depende también la fluidez de la comunicación entre el centro, los niños y las familias.

En términos generales, puede afirmarse que el 70% de los niños españoles nunca van solos al colegio ya que siempre lo hacen en compañía de alguien (en el 77% de los casos por los propios padres), entre los motivos por los que el niño nunca va solo al colegio destacan la seguridad, la tranquilidad de los padres y la distancia. Más de una cuarta parte de los padres no saben a qué edad dejarán ir solos al colegio a sus hijos, aunque la edad media se sitúa en los 12,6 años. El 43% de los niños españoles propone cambios relacionados con la seguridad vial (reducir el tráfico, más semáforos...) para que su localidad sea más segura.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies