El Ayuntamiento de Motril entrega la Medalla de Oro la Ciudad a José Molina Navarrete y Juan Antonio Escribano Castilla

El consistorio motrileño, en nombre de todos los ciudadanos hizo ayer entrega de esta distinción a los dos ex –alcaldes, en reconocimiento de su labor, siempre enfocada a la mejora y desarrollo del municipio y sus habitantes.
El alcalde de Motril, Carlos Rojas, acompañado por la totalidad del equipo de Gobierno, hizo entrega ayer de Medalla de Oro de la Ciudad a los ex alcaldes José Molina Navarrete y, como homenaje póstumo, a Juan Antonio Escribano Castilla, por su labor al frente de la ciudad; en este caso, su hijo Juan José Escribano, asistió en representación de la familia.

Carlos Rojas manifestó que el objetivo de este acto es el de “reconocer los logros de dos ex alcaldes motrileños, gracias a cuya actuación, Motril es hoy lo que es. Mostrar el reconocimiento a una buena gestión es siempre motivo de alegría pero, en esta ocasión, además, se suma el agradecimiento del pueblo de Motril a dos personas que, con su esfuerzo y dedicación, hicieron que la ciudad prosperase y se desarrollase hasta convertirse en uno de los principales motores económicos de la provincia, y por cuyo brillante presente y próspero futuro nos encontramos trabajando los que hemos tomado el testigo al frente de la Institución municipal”. 

La Medalla de Oro de la Ciudad de Motril es la distinción más alta otorgada por el Ayuntamiento y, bajo el reglamento especial de honores y distinciones aprobado en Pleno el 25 de julio de 2008, su objetivo último es reconocer, perpetuar la memoria o enaltecer los méritos que concurran en la trayectoria o la obra de personas, entidades, instituciones o grupos sociales o del destacado valor de los actos, trabajos o servicios por ellos prestados a la colectividad municipal y, en particular, a Motril, así como a Andalucía y a España, que hayan redundado en el beneficio de la Ciudad. 


Cabe recordar, que el Pleno de la Corporación municipal del Ayuntamiento de Motril, en sesión celebrada el 4 de julio de 2005, adoptó, entro otros, el acuerdo de aprobación de la propuesta del PSOE, PP, GRITO-PDD, ADMI, PA y el concejal D. Francisco Villoslada Correa, para otorgar la Medalla de Oro de la Ciudad a los alcaldes motrileños D. Juan Antonio Escribano Castilla y D. José Molina Navarrete, en base a que la Transición democrática significó un tiempo de cambios y un proceso donde los municipios jugaron un importante protagonismo para mejorar las condiciones de vida y las libertades de los ciudadanos, y que estos alcaldes fueron testigos de este tiempo y memoria de este importante cambio histórico que permitió la llegada de los derechos y libertades, así como el progreso de los municipios.

El pleno del Ayuntamiento quiso, igualmente, premiar la importantísima trayectoria de otro de nuestros alcaldes, Enrique Cobo, pero éste expresó su deseo de no ser galardonado, al menos, por ahora. “Seguro que en fechas no muy lejanas podremos otorgarle el reconocimiento que merece y que ya igualmente convalidó el propio pleno del Ayuntamiento el 4 de julio de 2005”- ha asegurado Rojas.


Juan Antonio Escribano ocupó su cargo desde 1961 hasta 1975. 
Durante su mandato, participó en la creación de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol  e inauguró el campo de fútbol de Motril. Pero, sin duda, una de sus principales apuestas fue la de mejorar las infraestructuras que hoy en día disfrutamos; así, en 1963, afirmaba que estaba “a punto de empezar un proyecto de abastecimiento de aguas que para todos será un sueño, el encauzamiento de la Rambla de la Posta, la ordenación urbana, el saneamiento parcial de la cuidad, un instituto laboral, unos grupos de viviendas y una radical mejora de la enseñanza”, mostrando su implicación con el municipio y sus ciudadanos. 

José Molina Navarrete, por su parte, dirigió la ciudad en los años de la transición, desde 1977 hasta 1979. En este periodo, época de la transición a la democracia, tuvo una aportación importante en nuestra historia local y manifestó su preocupación por el paro obrero y propuso un cambio en la concepción del mercado laboral de la ciudad, afirmando que “la solución estaría en la industrialización derivada de la agricultura”, dando el Ayuntamiento informes de todos los productos de la comarca que eran aprovechables para la misma. Asimismo, puso en marcha destacadas políticas sociales, como la novedosa entrega de viviendas en la calle Espíritu Santo, las primeras viviendas de protección oficial.


Por último, Carlos Rojas subrayó que “es evidente que los méritos realizados por ambos para obtener hoy la Medalla de Oro de la Ciudad de Motril están más que demostrados, pero, sin duda alguna, su papel como alcaldes no habría sido igual sin el apoyo, esfuerzo, dedicación y comprensión de sus respectivas familias, que hoy, como entonces, habéis querido arroparles. Vosotros habéis contribuido de forma alícuota al éxito de la trayectoria de Molina Navarrete y Escribano Castilla y, por ende, al éxito de nuestra ciudad”. 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies